Publicado el

La forma más inteligente de crear objetivos: objetivos SMART.

¿Conoces la palabra SMART? Sí, esa palabra del inglés que significa “inteligente” en español. Pero es muy probable que, tal vez, no hayas notado que las letras que la componen forman un acrónimo bastante interesante… ¡Es más inteligente de lo que parece!
S.M.A.R.T. son las características principales y precisas con las que debe contar un objetivo. De esta manera podrás recordarlo siempre, sin necesidad de conceptos complicados.

Dentro de todas las cosas que deben tenerse en cuenta para el éxito de una empresa, el primer paso para alcanzar objetivos es conocer la naturaleza del negocio y qué es lo que se quiere conseguir: “quién soy y para dónde voy”. Posteriormente, asegurar que toda la empresa va en el camino correcto y, de esta manera, teniendo claras cuáles son las metas a alcanzar, se podrán desarrollar mejores estrategias.

 

Los objetivos S.M.A.R.T. requieren cinco sencillas normas para su formulación:

Specific (específico)

Precisar o puntualizar es esencial para determinar un objetivo. Piensa en especificar cómo lograrás alcanzar los resultados propuestos. Por eso, es útil plantearse dentro de un objetivo general sub-objetivos, u objetivos específicos, que sirvan para reforzar el principal. Los objetivos específicos son pequeñas metas propuestas que con su cumplimiento nos llevan a alcanzar el éxito del objetivo primordial. Los objetivos específicos son:

  • Temporales, es decir, se llevarán a cabo en un tiempo determinado.
  • Realistas, para no correr el riesgo de que parezcan imposibles o inalcanzables, y no terminemos en la desmotivación.
  • El que sean realistas no quiere decir que no puedan ser un reto.
  • Delinean el camino a seguir en función del objetivo general.

 

Measurable (medible)

Los objetivos deben estar adheridos a un límite de tiempo y deben ser cuantitativos. Este es uno de los puntos más importantes en el proceso de cumplimiento de objetivos. Que sean mensurables significa que deberán estar sujetos a criterios de medición, por ejemplo: en lugar de decir “aumentar las ventas”, un objetivo medible sería: “aumentar las ventas en un 10% para los dos próximos meses”. Por lo general los objetivos específicos son al tiempo los objetivos medibles que acompañan a los generales o principales.

Achivable (alcanzable)

Tus objetivos pueden ser un reto pero deben estar dentro de las posibilidades de la empresa, deben ser alcanzables teniendo en cuenta la capacidad o recursos (humanos, económicos, tecnológicos), las fortalezas y las limitaciones que esta posea. Esto consiste en reconocer y asumir la situación actual en la que te encuentras. Se recomienda que también tengas en cuenta la disponibilidad de tiempo necesario para cumplirlos.

 

Result-oriented (orientado a resultados)

Plantear el objetivo en función del resultado a conseguir. Si quieres marcar una meta, es importante que al poner consciencia en ella, se figure un resultado deseado, no algo desechable.

 

Time-limited (Fecha límite de ejecución)

Como se dijo antes, las metas deben tener un momento de realización en un futuro y escenario deseable. Recordemos que los objetivos se pueden clasificar en 3, de acuerdo al tiempo que se les asigne para alcanzar su cumplimiento:

  • Objetivos a largo plazo o estratégicos. Son objetivos que sirven para definir el rumbo de la empresa. Generalmente se establecen para un periodo entre tres y cinco años.
  • Objetivos a mediano plazo o tácticos. Se establecen en función de los objetivos estratégicos y frecuentemente se instauran para un periodo de uno a tres años.
  • Objetivos a corto plazo u operacionales. Están en función de los objetivos tácticos. Se hacen generalmente para un plazo no mayor de un año y evidencian, sobre todo, la característica de objetivos medibles.

 

Plantear objetivos de una manera más inteligente es una estrategia segura y más práctica para ti y para tus empleados, que apunta a alcanzar cada una de tus metas en el lapso requerido y así potenciar los resultados de tu empresa o negocio.

 

Sara Escobar

Sara Escobar

Marketiando

Marketera en eterna formación, Especialista en Marketing. No me gustan los términos raros, me encanta filosofar de la vida y buscar como ser más eficiente, por eso amo la tecnología aunque a veces me saque algunas canas. Creadora de Marketiando como un medio para alcanzar muchas empresas y compartirles mi pasión, mi experiencia y mis convicciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *